Deja un comentario

Caminata de solidaridad con víctimas de violencia sexual llama a una profunda reflexión

Hoy  9 de agosto es el Día Nacional de la Solidaridad con las Víctimas de Agresiones Sexuales y en Contra de la Violencia Sexual en Niños, Niñas y Adolescentes, razón por la cual, la Red  contra la violencia, integrada por 40 instituciones, materializó una marcha por las calles del Cercado hacia la Plaza 14 de septiembre, donde se desarrollo una feria exposición.

En el lugar, las diferentes instituciones expusieron datos simbólicamente crueles. Así se dio a conocer que, el 10% de los niños y niñas en Bolivia son víctimas de agresiones sexuales, según el informe Violencia contra la niñez en Bolivia, del Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), de 2006.

Una muestra de esta cruel realidad es lo que pasa en el departamento de Cochabamba donde una de cada tres niñas y adolescentes mujeres, y uno de cada cuatro niños y adolescentes varones sufren violencia sexual antes de cumplir 18 años de edad, según datos del “Centro Una Brisa de Esperanza” (CUBE), organización no gubernamental que trabaja en la prevención y atención a víctimas de violencia sexual.

La mayoría de los casos no son denunciados porque se produce al interior de la familia, a eso se suma el hecho de que los padres o tutores de las víctimas terminan transando económicamente con los agresores ya sea por el “qué dirán” o para evitar un proceso judicial que implica la inversión de mucho tiempo y dinero.

Los dos rostros de la violencia sexual

La violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes tiene dos rostros: una es la Violencia Sexual Comercial, erróneamente llamada “prostitución infantil” y la otra es la Violencia Sexual No Comercial o Abuso Sexual Infantil.

La Violencia Sexual Comercial es un tipo de violencia ejercida por una persona, generalmente adulta, quien a través de la persuasión, engaños, amenazas o chantajes obliga a una niña, niño o adolescente a ingresar al mundo oscuro de la prostitución. Esta persona lucra con el cuerpo del niño o niña, a quien considera como simple objeto sexual o mercancía.

La Violencia Sexual Comercial también se manifiesta bajo otras modalidades como la pornografía infantil y el Turismo sexual infantil. Es un delito íntimamente ligado a la Trata de personas, que hoy por hoy se constituye en uno de los negocios ilícitos más lucrativos del planeta.

Los niños, niñas y adolescentes que son altamente vulnerables a la violencia sexual comercial son aquellos que viven en familias donde existe mucha violencia; familias pobres que por la necesidad económica obligan a los hijos e hijas a buscar trabajo; niños, niñas y adolescentes migrantes (especialmente los que vienen del campo a las ciudades); niños, niñas y adolescentes de familias desestructuradas, entre otros.

La Violencia Sexual No Comercial o Abuso Sexual

Es cuando un adulto o alguien mayor que el niño o niñas , abusa del poder o autoridad que tiene sobre él o ella, y se aprovecha de su confianza y respeto para hacerlo participar en actividades sexuales. El abuso sexual puede ser con o sin contacto físico, según APPRENDE.

El abuso sexual va desde los comentarios sexuales que una persona adulta puede hacer frente a un niño o niña, hasta su expresión más perversa que es la violación.

Si bien todos los niños, niñas y adolescentes son vulnerables a ser víctimas de la violencia sexual, existen algunos grupos que son altamente vulnerables como: los niños y niñas que viven en hogares de acogida; los que tienen discapacidad sensorial o psíquica; los sumisos, introvertidos, callados y aislados; los niños y niñas de familias desestructuradas.

Las secuelas más frecuentes que deja el abuso sexual en las niñas son la ansiedad y falta de autoestima, y en el caso de los niños, el fracaso escolar y los problemas de inadaptación social.

¿Existen leyes nacionales contra la violencia sexual?

La Ley de Protección a las Víctimas de Delitos Contra la Libertad Sexual en sus artículos 308 y 309 hacen referencia a las sanciones a quien o quienes cometiesen delitos de violación a niños, niñas y adolescentes, los cuales alcanzan hasta 20 años de prisión.

Al respecto el Gobierno del actual presidente Evo Morales trabaja en la modificación de dicha ley, para que las sanciones de este delito sean más duras.

Por su parte, el Código del Niño, Niña y Adolescente en su artículo 109 indica que todo tipo de violencia que ocasione daños o perjuicios en su salud física, mental o emocional del niño, niña o adolescente se constituye en un delito que debe ser sancionado.

Ley Nº 3773

El año 2007 se promulgó la Ley Nº 3773, que declara al 9 de agosto como: “Día Nacional de la Solidaridad con las Víctimas de Agresiones Sexuales y en Contra de la Violencia Sexual en Niños, Niñas y Adolescentes”.

Esta norma fue impulsada desde el 2006 por la Red Contra la Violencia la Violencia Sexual a Niños, Niñas y Adolescentes conformada por varias instituciones de La Paz, a las que se fueron sumando otras de distintos departamentos de Bolivia.

La mencionada ley señala que los medios de comunicación deben informar a la población sobre la temática y encomienda a las autoridades nacionales, departamentales y municipales promover políticas públicas de prevención contra la violencia sexual a niños, niñas y adolescentes.

Familiares de las víctimas pidieron mejorar el sistema jurídico para acelerar la resolución de los casos

Mujeres, estudiantes, instituciones y familiares de víctimas de violencia sexual marcharon como protesta en contra de este flagelo, la falta de sanciones a los culpables y para que se resuelvan los casos en curso.

Secuelas imborrables

En el Día Nacional de Solidaridad con las Víctimas de Agresiones Sexuales y en Contra de la Violencia Sexual a Niños, Niñas y Adolescentes, se vieron carteles con fotografías de personas fallecidas, con nombres de quienes sufrieron estas agresiones y un continuo clamor de justicia.

“Lo que se necesita es que se endurezcan las sanciones, no puede ser que los juicios duren tanto, para que después suelten a los culpables”, opinó Carlos Mamani, familiar de una joven agredida sexualmente hace más de cuatro años.

“El dolor se reactiva al recordar lo que pasó con mi hermana y eso pasa con el juicio que mantenemos hace más de un año, es una tristeza constante, interminable…”, comentó Gabriela S.

Las demandas de apoyo

La caminata tuvo como objetivo buscar la solidaridad de la población hacia las familias y víctimas de agresiones sexuales. Se insistió con la demanda de justicia, protección y restitución de los derechos de la niñez y adolescencia.

Estas movilizaciones también se realizaron en Santa Cruz, como en otras ciudades del mundo, con motivo de recordar esta fecha.

Las cifras

De cien hechos de violencia sexual en contra de menores de 18 años, sólo veinte llegan a instancias judiciales y en cinco se logra la condena del agresor.

La información la dio ayer la coordinadora de la Red contra la Violencia Sexual de Niños, Niñas y Adolescentes, Pilar Ponce de León a tiempo de difundir el video y el jingle oficiales de la campaña por el Día Nacional de Solidaridad con las víctimas de violencia sexual que se recuerda hoy, 9 de agosto.

La profesional explicó que este año la campaña tiene el lema de “No a la impunidad”. Ponce de León explicó que en base a la experiencia de las 40 instituciones que integran la Red son muchos los casos que quedan impunes por legales, judiciales, además de las sociales, familiares y económicas.

La responsable del Centro Una Brisa de Esperanza (CUBE), Verónica Roque, señala que la institución demanda una atención de calidad y calidez cuando se realiza la denuncia, además un tratamiento especializado para evitar que se revictimice a las niñas y adolescentes, además que sea pronta y oportuna. Ponce de León dijo que hay poca preparación de agentes de justicia para tratar estas temáticas.

Verónica Roque informó que una de cada tres niñas y uno de cada cuatro a cinco varones es agredido sexualmente antes de cumplir los 18 años y en más del 85 por ciento de los casos el agresor es una persona cercana: un familiar, amigo o vecino.

Desde la perspectiva de Ponce de León este lazo afectivo hace que la víctima calle por más tiempo si se trata de un familiar o una persona conocida.

Las profesionales coinciden en que las tareas de prevención son responsabilidad de las personas adultas y de las instituciones que tiene a su cargo niños, niñas y adolescentes. Roque lamentó que se pretenda delegar este rol al mismo niño o adolescente.

Roque informó que en el CUBE el año 2011 recibieron 150 casos y hasta junio de este año, ya son más de 60.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: