Deja un comentario

LA CONFLICTIVA RESERVA ECOLÓGICA DELTIPNIS

Por Víctor Fernández Coca

Hay que preguntarse cuanto de reserva ecológica queda en aquella rica zona, ubicada entre los departamentos de Cochabamba y Beni. Los trinos de los pájaros son interrumpidos por el roncar de los motores de aviones que aterrizan, en pistas improvisadas, para llevarse cargas de cocaína y cueros de caimanes. El habitat de aquellas aves es perturbada por rugidos de motores de camiones de alto tonelaje que circulan sacando troncas maderables hacia Santa Cruz y Cochabamba.

La fauna silvestre se aleja hacia otras selvas donde la vida sea más tranquila. Aquella reserva en conflicto está penetrada por decenas de anchas sendas improvisadas para el transporte de camiones tronqueros de alto tonelaje. La mencionada reserva es también amplio espacio para ampliar los cultivos de coca y varias factorías para la refinación de cocaína

De lo que no se habla es de que el TIPNIS es también una gran reserva comprobada de petróleo en el límite no delimitado de los departamentos del Beni y Cochabamba. En medio de aquella selva de la que se extraen millones de dólares en madera, cueros de caimán, cocaína y durmiendo su riqueza petrolera, están las harapientas familias, famélicos niños, una población San Ignacio de Moxos con el mayor índice de mortalidad infantil. Desde hacen seis meses han remplazado el mechero por alumbrado eléctrico.

Son los trabajadores de la empresa que realizó los trabajo de extensión de cables de energía eléctrica que vieron que la región hay extrema pobreza, conviviendo con millonarios que se llevan sus recursos sin dejar nada para la zona.

Los pobladores dicen que sus abuelos cuentan que hubo un proyecto caminero que debía pasar por su pueblo para dirigirse hasta Trinidad. Ahora que se pretende construir aquel camino se oponen a los trabajos, quienes han cuadriculado el TIPNIS construyendo caminos de penetración para sacar troncos maderables. Se oponen quienes operan con avionetas sacando cueros de caimán y toneladas de cocaína en forma clandestina, sin pagar un centavo de impuesto al Estado. Se oponen los transportistas cruceños que se benefician con el transporte desde Cochabamba hasta Santa Cruz y desde allá recién al Beni

La cuestionada carretera sobre territorio del TIPNIS, no es un proyecto nuevo, es parte del proyecto carretero 4, del último Plan Decenal del gobierno del MNR del tercer periodo del Presidente Paz Estensoro, Que vio en el oriente boliviano la gran reserva que debía convertirse en desarrollo para el país. Fue en su primer gobierno 1952 – 1954 que se dio el impulso final para la primera carretera Cochabamba Santa Cruz por donde entró el progreso al gigante dormido cruceñó.

Viendo los resultados del salto cruceño, en el segundo gobierno de aquel presidente 1960 – 1964 se comenzó con el Plan Decenal que comprendía los caminos carreteros 1 y 4. El proyecto 1 comprendía la construcción de una segunda carretera hacia Santa Cruz, pasando por el trópico cochabambino por la jungla de las provincias Chaparé y Carrasco. Y el proyecto 4 pretendía la penetración de un camino carretero por las selvas mojeñas hacia del departamento del Beni, partiendo de Villa Tunari. Este proyecto debió cruzar, precisamente  las tierras del TIPNIS. Nadie dijo una palabra contra el proyecto que estaba avanzado hasta los 70 kilómetros. En aquellos años todos coincidían que los caminos eran las rutas del progreso y que el departamento del Beni debía ser el presente del progreso y no solo el hermoso futuro

Fue en aquellos gobiernos del MNR que se impulsó la colonización hacia el oriente y también el trópico Cochabambino. Centenares de trabajadores mineros entraron a colonizar el norte cruceño y las tierras del Chaparé que también era un distrito de destierro para los opositores al régimen de gobierno.

Cuando el 4 de noviembre de 1964. Víctor Paz, que asumió el mando por tercera vez, rectificando la Constitución que prohibía la reelección, cayó del poder por traición de su Vicepresidente René Barrientos Ortuño, que encabezó un golpe de Estado, quedó trunco el Plan Decenal que tenía ya todo el financiamiento.

Los gobiernos militares, Solo disponían de la Presidencia de la República, y la titularidad de los ministerios. Quienes disponían de la aprobación o rechazo de  algún proyecto eran los subsecretarios, cargos que fueron cubiertos por ciudadanos cruceños. Así es que en los proyectos camineros 1 y 4 se aceleró la conclusión de la segunda carretera a Santa Cruz, pasando por el trópico cochabambino, y se olvidó el proyecto 4 hacia el Beni que ya estaba construido hasta puerto Parker. En ese tiempo el 80 % de la deuda externa del país financió el progreso cruceño, se cerraron las operaciones del Banco Agrícola, el Banco minero. Los gobiernos neo liberales de 25 años, consolidaron aquella política, catapultando el progreso cruceño y postergando el arranque de los pueblos benianos.

Juzgue el lector si el TIPNIS es todavía una reserva ecológica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: