Deja un comentario

Editorial EL TUNARI

Dos facetas se contrastan  cuando  empezamos a escribir este editorial.  Por un lado está  el inicio de la festividad de Urkupiña,  fiesta de la integración nacional, que dio inicio hace un mes atrás con el primer convite o primera promesa, que coincide con la fiesta de corpus cristi.  La segunda promesa o segundo convite, reúne a casi todas las fraternidades,  y Quillacollo empieza a llenar sus calles de peregrinos, vendedores, espectadores y demás.

A partir de esta fecha,  y hasta el 28 de agosto, toda la población y autoridades centrar sus actividades en este gran evento.

Desde el 31 en la madrugada se celebra la quincena,  y por las tardes la peregrinación hasta los pies de la virgen de Urkupiña,  de las distintas parroquias del departamento.

El 11 de agosto se realizará el encuentro de las advocaciones  marianas, ocasión en la que participarán  los colegios católicos de Quillacollo,  formando fraternidades folclóricas.

El  13 de agosto  se realizará la entrada autóctona, que de alguna manera intenta recuperar  la esencia  de la festividad, que se remota a un grupo de campesinos, que bajaba de las montañas, para bailar,  el 14 en la noche, en la puerta de iglesia, con sus ritmos totalmente andinos.

El 14 se realizará la majestuosa entrada  folclórica,  que inicia a las  8:30 de la mañana y termina en la madrugada del 15 de agosto;  participan  fraternidades locales, nacionales  una que otra internacional.   El despliegue de fe,  colores, elegancia, comercio, bebida y alegría es sin igual.

El 15 se realiza la solemne misa,  celebrada  por  un equipo de obispos y sacerdotes que realzan este evento.  La misa es acompañada por  músicos clásicos, folclóricos  y  coros.

El 16, se realiza  la peregrinación al calvario, en la cuál, cerca de un millón de personas  llegan caminando al cerro de cota, para  realizar la devolución y el préstamo respectivo de cada año.

Con alasitas y cacharpaya  la festividad de Urkupiña se extiende  hasta el 28 de agosto.

Esta  festividad hace honor a su denominativo, fiesta de la integración, por que en ella Quillacollo se llena de ciudadanos de todos los rincones de Bolivia,  las casas se transforman en alojamientos,  las mujeres en expertas cocineras, el trabajo se los realiza en familia,  aunque faltan baños, siempre surgen iniciativas,  y las calles se transforman en todo un espectáculo.

Decíamos que hay un contraste, por que mientras  Quillacollo se prepara para la integración, en otro punto cardinal del país se prepara la disgregación, el enfrentamiento, el conflicto.  Hablamos de EL TIPNIS,  oficialmente la rechazada consulta, para unos previa, para otros posterior, ya ha iniciado.  El gobierno ha hecho oídos sordos al  reclamo de la población de esta zona,  ha dividido  su organización de base,  incorporando una paralela, y ha  dejado de lado el fallo del tribunal constitucional, que  recomienda  el consenso con las comunidades antes de la consulta.

Por lo visto, una vez mas, el MAS, esta decidido a avanzar en su proyecto de poder total, cueste lo que cueste, sea como sea.

Corresponde a la población  elegir el momento para alzar la voz y los brazos,  cuando crean oportuno  cambiar el rumbo por el cual nos lleva el actual partido político.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: