Deja un comentario

LA VERDAD DETRÁS DE LOS ALIMENTOS

DR. ENNS BERNAL ARIZCURINAGA

indigocbba@hotmail.com

 

Las vacas utilizadas para leche son preñadas en repetidas ocasiones y sus bebés son llevados para que los humanos puedan beber la leche destinada para los terneros. Ellas son conectadas a máquinas varias veces al día y utilizan la manipulación genética, las poderosas hormonas, y el ordeño intensivo, donde son forzadas a producir diez veces más leche que lo que ellas producen naturalmente. Esto contribuye a la inflamación inmensamente dolorosa de su ubre la cual sufren hasta el cincuenta por ciento de las vacas lecheras.

Los animales en las granjas de cría intensiva actuales no tienen protección legal a la crueldad, que sería ilegal si fuera infligida en los animales favoritos de casa: el descuido, la mutilación, la manipulación genética, y los programas de droga que causan dolor crónico y parálisis y, una matanza violenta. Robert Louis Stevenson, un novelista y poeta dijo, “consumimos las reses muertas de criaturas como apetitos, de pasiones y los órganos con nuestros propios”. Aún, los animales de granja no son menos inteligentes ni capaces de sentir el dolor como lo son los perros y los gatos que abrigamos como compañeros.

Esto es demostrado por los informes frecuentes de vacas que saltan por encima de una cerca de seis pies para escapar de un matadero, andan siete millas para reunirse con un becerro y atraviezan a nado un río para la libertad. Los cerdos, también, son animales intuitivos como descubrió el Dr. Donald Broom, consejero científico del gobierno inglés – “[Los cerdos] tienen la habilidad cognoscitiva para ser bastante sofisticados. Aún mayor que los perros y ciertamente de tres de años.”

¿Está usted enterado que ciento treinta millones de animales son asesinados anualmente en Nueva Zelanda? La mayoría de los animales son criados en granjas de cría intensiva, el sistema que se esfuerza por llevar al máximo la producción con costos mínimos. Como resultado, los animales sufren el inmenso dolor mental y físico cada segundo de sus vidas. Ellos son metidos en sistemas sin ventanas mugrientas confinados y nunca criarán sus familias, hurgarán la tierra ni harán nada que sea natural a ellos. Ellos ni siquiera sentirán el sol en sus espaldas o respirarán aire fresco hasta el día que sean cargados en camiones, destinado para ser matados. Alrededor de noventa millones de animales en Nueva Zelanda sufren estas condiciones y muchos permanecen conscientes cuando sus gargantas son cortadas, entonces, dejan de sangrar hasta la muerte.

 

MI  NOMBRE  ES  IMHAR  PAZ  DE  CONCIENCIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: