Deja un comentario

No te olvides de Dios

Inicio este espacio para NO OLVIDARNOS DE DIOS, ya que muchas veces nos creemos todopoderosos, en nuestra vida que es una nada, ante todo el universo creado.

Ayer celebramos a San Pedro y San Pablo, el primero nombrado por Cristo cabeza de la Iglesia Católica y el segundo, un incansable predicador del evangelio. En esta fiesta recordamos justamente al Papa, como cabeza de la iglesia universal, y a los obispos que son las cabezas de las iglesias locas; pero claro, que al final, todos son uno.

Viviendo esta celebración pedía por el Santo Padre y los señores obispos principalmente por Nuestro querido cardenal Julio y mi pastor Mons. Tito, que siempre vi su accionar y nunca advertí su interés por las oligarquías, los ricos o los explotadores; así como menciona algún dirigentillo desubicado, que parar variar fue ayudado por sacerdotes y religiosas en tiempos difíciles para él. Basta recordar la guerra del agua cuando, el padre Tito, como le decían cariñosamente, caminaba del brazo con los que lucharon por el agua, como verdadero pastor.

Y es que hasta en los tiempos de Jesús había gente que poco o nada entendía el accionar del Señor, y es aquí que me encuadro en el evangelio de este domingo; puesto que Él es causa de risa para los que verían luego, el milagro por el que se burlaron. Pero vayamos al inicio de este evangelio.

Jairo uno de los encargado de la sinagoga va en busca de Jesús, pues su hija se está muriendo. Esto me recuerda al accionar de muchos de nosotros, que cuando está ya todo por consumarse y en dificulta, recién nos acordamos del Dios de la vida, aquel que nos da la fortaleza a quien si le entregamos todo pues no tendremos más preocupación. Como dice Santa Teresa, “quien a Dios tiene nada le falta, solo Él basta.” Acordarse además cuando nos olvidamos el sentido del sacramento de la unción de los enfermos, tales su nombre y no llamado de los agonizantes claro que para ellos también lo es; sin embargo la significación es entregar la enfermedad a Dios, vivirla pura y santamente bajo la confesión y la comunión, que serán la mejor medicina. Y por la voluntad de Dios llegara la curación.

En el camino hacia la casa de Jairo, ocurre uno de las demostraciones de fe más hermosas y sencillas que podamos encontrar en los evangelios, y no podría provenir de otra persona que no sea humilde y sencilla, de aquellas que encontramos todos los días en los templos orando o en las zonas alejadas en las que se deja todo a Dios. Y fijémonos en la manera de pensar de aquella mujer, tras tantos años viviendo en enfermedad y pobreza, confía en la bondad de Dios, “Con sólo tocar su manto quedaré sanada.”

Acaso no son ciertas las palabras de Jesús, cuando nos dice tener la fe como el tamaño de una semilla mostaza, basta, para mover montañas. La fe sana a esta mujer, de la enfermedad que le lleva la vida; pero la mujer trató con varios médicos, invirtió su dinero. Si es que ella estaría en nuestros tiempos de seguro que habría gastado todos sus bienes en curanderos, yatiris, métodos comunes y nada comunes, y el último recurso sería aquel que es el hacedor del universo y quien todo lo puede.

En esta bella muestra de fe ocurre el anuncio de la muerte de Jairo, y como normalmente escuchamos decir esas frases de conformismo, “para que seguir insistiendo.” Jesús nos muestra nuevamente la importancia de la fe “No temas, basta que creas.”

Jesús viendo el desaliento y sin permitir que nadie lo acompañara, excepto Pedro el primer papa, Santiago y Juan, el hermano de Santiago, los apóstoles más cercanos a Jesús y cabezas de las iglesia; va a casa de Jairo y sigue viendo desaliento.

La burla hacia Jesús, tras decir que la niña solo duerme, solo fue parte de la falta de fe de muchos, que si bien son devotos de Dios pero nada creyentes.

“Talitá kum”, que significa: “¡Niña, yo te lo ordeno, levántate!” son las palabras de Jesús que hace que la niña recobre el existir. La niña solo dormía y la muerte es solo una dormición, pues bien sabemos que con Jesús la muerte es vida. Sin embargo hay muerte en vida, cuantos caminan muertos entre los vivos. Te invito a tener vida “Talitá kum” hermano y hermana, levántate, que todo tiene solución si dejas todo en manos de Dios y esto basta. La fe es la base de todo cree y acciona.

Hasta el próximo sábado que Dios nos bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: