Deja un comentario

Editorial EL TUNARI

JORNADA

Bolivia amaneció tomada por la incertidumbre; la demanda no resuelta de los policías está durando más de lo racional, mas de lo natural y  está despertando susceptibilidades, temores y bribonadas en la población.

Si, cuando la policía, mal o bien,  cumplía sus funciones, el índice de inseguridad ciudadana era preocupante, ahora que no hay policía, en las calles campea la inseguridad.  Las puertas cerradas, de todas las instituciones financieras, si bien es una medida inteligente, está causando un enorme perjuicio al ritmo adquirido  por los empresarios, sean estos pequeños, medianos o grandes; y la población en general está esforzándose para auto regularse.

Lastimosamente, se ha hecho evidente que el Gobierno del Sr. Evo Morales, está  perdiendo la  habilidad  para resolver los conflictos sociales.  Esta cualidad era una de las más valoradas en su primera gestión; sin embargo en la segunda gestión, el 64% de confianza que le brindo la ciudadanía en las urnas,  generó el efecto contrario.

En este momento, hay varios frentes conflictivos, los marchistas, los cocaleros yungueños, los mineros y el que mas nos preocupa y ocupa, los policías. Hoy, lunes, la plaza Murillo fue  tomada por los policías, esperemos que esto no sea la gota que rebalse el vaso y lleguemos al   temido enfrentamiento entre policías y militares.

El presidente, ha declarado su preocupación por un golpe de estado;  seguramente azuzado por lo que está ocurriendo en Paraguay,  sin embargo,  después de casi 3 décadas de democracia,  pareciera que hablar de golpe de estado es hablar de un fantasma, de un pasado, de una sombra negra que responde mas a  angustias paranoides que a  la misma realidad.

Es bastante insostenible y contradictorio, el discurso de una oposición conspiradora, cuando, sistemáticamente se ha venido y se viene desarticulando todo indicio de oposición en el país, quedando, como oposición, solo actores regionales aislados entre si.    La no existencia de la oposición, no solo es producto de las estrategias bien aplicadas del gobierno masista, sino, también, de la falta de organización, visión y  vida política, de los que están en  los curules no masistas.

Esperemos, necesitamos, que la  mediana tranquilidad, retorne a las calles del estado y que policías y gobierno puedan hallar  puntos de acuerdo.

 

Lizeth Beramendi O

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: