Deja un comentario

Seis maestros meritorios serán reconocidos por la Asamblea Plurinacional

Dos maestros del Colegio Calama recibirán una medalla al mérito, otorgada por la Asamblea Plurinacional

Cuatro maestros jubilados de la primera escuela fundada en Quillacollo, Central Mariscal José de Sucre y dos maestros activos del Colegio Nacional Calama, serán reconocidos por su trabajo con una medalla al mérito, otorgada por la Asamblea plurinacional, este 5 de junio en la misma ciudad.

Alfredo Medrano, Julio Auza, Raúl Rojas y Reyes Escalera, de la escuela Mariscal Sucre; Luis Vargas y María Sonia Aranibar del Colegio Nacional Calama, recibirán la medalla al mérito de manos de los diputados por la Circunscripción 26, Samuel Pereyra y Evaristo Peñaloza, este martes 5 de junio, en un acto solemne, donde participarán autoridades municipales y en educación.

Julio Auza: maestro de la escuela “Sucre”

Julio Auza, ejerce su profesión hace más de 36 años, fue estudiante de esta misma escuela y al presente, pese a ser jubilado, funge como maestro.

“Este reconocimiento hace que el trabajo que desempeño no quede en el anonimato, mismo que hago con el mayor gusto el mismo”, refirió Auza, al referirse a la profesión del maestro, aquel que sólo es para los que poseen vocación de servicio.

Luis Vargas: “Lo mejor de la profesión llega cuando hay vocación”

El profesor Luis Vargas estudio en la escuela Darío Montaño, en el colegio Nacional Calama y la Normal Superior Católica Boliviana. Tiene 32 años de experiencia; trabajó en Kami, Punata, Sipe Sipe y actualmente es maestro en el colegio donde cursó la secundaria, el “poderoso Calma”.

Para Vargas, “lo mejor de la profesión –la docencia- llega cuando se tiene vocación”.

Maria Sonia Aranibar: “no todos están llamados”

La profesora María S. Aranibar Céspedes, trabajó por muchos años en varios municipios del departamento de Santa Cruz, allí recibió reconocimientos al mérito, producto del trabajo que desempeño, pero nunca olvidó la tierra de sus amores, Quillacollo.

Según Aranibar, “no todos están llamados a ser maestros”, para ella, la profesión de la docencia va más allá de las clases dictadas en aula; ser maestra es:

“Un arte, una profesión y una vocación. Un arte porque cada grupo, cada alumno necesita una variación, un ajuste y una atención personal, que exige sensibilidad, flexibilidad y originalidad.

Una profesión porque debe saber quiénes son los alumnos y cómo se desarrollan, debe conocer muchas estrategias y metodologías y tener clara su visión de mundo y su rol como maestro. Pero, más allá de esto, tiene que tener la vocación necesaria para visualizar que su trabajo es contribuir a la formación de una persona que debe enfrentar sus propios retos y aprendizajes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: