Deja un comentario

Una luchadora por los derechos de las personas con discapacidad en Quillacollo será reconocida en el Bicentenario de la Coronilla

Felicidad Solíz de Jaldin recibirá junto a otras 11 mujeres, la presea de oro Sara de Ugarte por su labor incansable

Felicidad Solíz de Jaldín

El Centro de Rehabilitación Integral para personas con discapacidad “Amor Misericordioso”, es una institución que nació a la vida por el impulso y esfuerzo de Felicidad Solíz, un 6 de noviembre de 1992 con la participación de algunos profesionales que brindaron su ayuda a por lo menos 20 personas que requerían de especialistas para tratar diferentes discapacidades. Hasta el año 2008, esta institución funcionó con recursos propios que la misma Directora y fundadora solventaba.

Luego de una infinidad de requerimientos formales a los gobiernos municipales de turno, en enero de 2008, el “Amor Misericordioso” recibe por primera vez el apoyo de las autoridades. La contratación de profesionales como odontólogos, trabajadoras sociales, educadoras, fisioterapeutas y abogados se hizo posible, así como también el pago del alquiler de los ambientes, que actualmente se encuentran en la calle Nataniel Aguirre.

La Batalla

 Felicidad Solíz es una mujer ejemplar que supo vencer el estigma que la sociedad crea sobre las personas con discapacidad. Felicidad perdió la capacidad visual de la noche a la mañana, sufrió la impotencia de quedarse como una persona que sería una carga para su familia, sin embargo esta etapa difícil que le tocaba vivir sería aplacada por el esfuerzo.

Felicidad venció una a una las barreras que la vida le interpuso, decidió estudiar Derecho y logró, al presente es una profesional dedicada al servicio de su prójimo.

“Mi vida es el Centro, porque yo he vivido en carne propia la discapacidad y la discriminación y sé que lo poco que se hace por estas personas no es suficiente”, señaló emocionada por los logros que ha obtenido tras una batalla difícil.

Demandas  El Centro de Rehabilitación recibe apoyo del Gobierno Municipal, sin embargo, aún existen demandas, como por ejemplo el pago de teléfono, alimentación y la construcción de un albergue amplio, que no son cubiertas por el municipio y que la Directora solventa por cuenta propia y gestiona en la actualidad.

Apoyo  El martes 17 de mayo, la institución edil hizo la entrega de: una barra paralela de 2 metros, una grada terapéutica con escalera recta con rampa, gradilla de dos peldaños, rueda de hombro, juego compreso húmedo – caliente con siete piezas, un tanque de parafina sólida y gel ultrasonido, entre otros materiales que reforzarán el área de fisioterapia.

Discriminación. Con lágrimas en los ojos varias de las personas que asisten al Centro Integral “Amor Misericordioso” para recibir fisioterapia y otro tipo de atenciones, narraron sus vivencias y más de una contó el trato discriminatorio que viven en una sociedad que no acaba de entender que la discapacidad no hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás.

Por un lado, las madres con hijos con discapacidad reprocharon la actitud de autoridades en educación del municipio, ya que estas no toman en cuenta a los estudiantes del “Amor Misericordioso” para otorgar el bono “Juancito Pinto” pese a que reciben educación en la institución.

“La educación inclusiva es el camino para construir una sociedad donde seamos valorados”, expresó una madre, que no aguantó el llanto cuando se dirigía al pleno del concejo y a la primera autoridad edil.

Por otro lado, se pone en tela de juicio el hecho de que: “ni transportistas, ni instituciones bancarias ni municipales obedecen las leyes; no se cumple el descuento del 20 % en los pasajes, en el cobro de servicios básicos tampoco se cumple”, puntualizaron los presentes, a tiempo de solicitar a los medios de comunicación socializar este derecho fundamental.

A su turno, Alejandrina Monzón Ríos, pidió a las autoridades gestionar la construcción de un Centro Integral que acoja a las personas con discapacidad, que por azares de la vida no cuentan con una familia que los apoye.

Particularmente, la señora Alejandrina ruega por la realidad de este proyecto, pues teme por la suerte de su hija Patricia, quien sufre de discapacidad mental. Ella tiene el apoyo de sus hermanas mayores, pero según la madre, el apoyo es mínimo ya que ellas son casadas.

La señora Alejandrina vive en condiciones precarias con su hija, debe llevar y recoger a su hija desde el Calvario hasta el Centro, lo cual representa un gasto extra que a veces no puede solventar.

Cuenta con tristeza que uno de sus hijos, las desconoce pese a contar con los recursos económicos necesarios, ejerce sobre ella violencia psicológica y expresa desprecio por ella e indiferencia por su hermana. “Quién va a cuidar a mi hija cuando yo me muera”, finaliza con lágrimas en los ojos.

Casos como el de Patricia, podrían ser afortunados si el Gobierno municipal plasmara la construcción de un Centro Integral de rehabilitación con mayor capacidad al que se encuentra en Quillacollo en la calle Nataniel Aguirre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: