Deja un comentario

La universidad la 1ra. década del siglo XXI: un debate entre corrupción y revolución (1ra. parte)

Marcia Torrico Foronda

 

Es necesario realizar un balance crítico y autocritico de la situación de la Universidad Mayor de San Simón con relación a los 12 años últimos, período que constituye el primer decenio del siglo XXI.

 

Nuestras ilusiones y esperanzas nos motivan a buscar una universidad creadora de ciencia y tecnología, acorde con los avances tecnológicos, con valiosas investigaciones, docentes íntegros y con gran afán en aportar descubrimientos que los coloquen en lo más alto de la ciencia.

Asimismo, con estudiantes ocupados en emular y sobrepasar el trabajo de sus maestros, destacándose por su entrega sin medida, su pasión por crecer en una sana competencia en el amplio trabajo de dominar la naturaleza.

Sin embargo, cuando la realidad nos coloca en el centro del campus universitario, lo primero que nos embarga es un sentimiento de desazón, por los pasillos encontramos miles de estudiantes y cientos de docentes recorriendo la historia con pasos indiferentes y pesados por la ironía que representa estar en la casa superior de estudios, siendo parte de una maquinaria monstruosa de mediocridad.

 

El hacinamiento en las aulas, es el primer obstáculo que el estudiante y el docente deben romper, como labor cotidiana; los primeros deben ir sustrayendo asientos de aulas contiguas para atinar a escuchar algo de un docente que saturado de ostracismo, tedio y libros viejos, con frecuencia recurre a usar el viejo método de la disciplina dura para hacerse respetar.

 

La actitud de algunos docentes, que consiste en intimidar al estudiante para ocultar sus propias faltas y la sórdida apatía del alumno ante abusos sin límite, ha conformado un pacto entre docentes y estudiantes, un pacto atroz, un pacto que avergüenza a la mismísima ciencia, el PACTO DE LA MEDIOCRIDAD.

 

Pero acaso, el docente y estudiante del que hablamos al principio, estos actores de nuestro análisis podrán ser examinados sin contexto histórico y político. Claro que NO, estos actores fundamentales en el desarrollo de la ciencia, deben ser analizados en un contexto determinado y para empezar situarlos en el desarrollo económico del país. Bolivia, un país atrasado de economía combinada, que en el campo de la ciencia nunca logró grandes alcances y toda tecnología le fue impuesta desde afuera; como la radio, el automóvil, la luz, la imprenta, la computadora y por último el internet. La creación de la ciencia siempre vino impuesta desde el imperialismo, desde los grandes países con grandes burguesías que siempre están dispuestas a invertir ya sea desde sus gobiernos o desde sus empresas, en grandes avances tecnológicos que les permita apropiarse mejor y más rápidamente del plus valor.

 

En cambio, la burguesía local, intermediaria y sometida siempre al gran capital, apenas sí logró imponer algunas reformas educativas; en la educación básica; dio la escuela gratuita y obligatoria, en la educación superior logró una universidad estatal, autónoma, científica, laica y gratuita. Avances que en su época se constituyeron como progresistas, que desde finales del siglo XX y los inicios del siglo XXI vienen constituyéndose en reformas amenazantes para su subsistencia y la mantención de la relación con el imperio. Hoy, nuestra miserable burguesía busca desesperadamente dar marcha atrás e implementar medidas de contra reforma buscando eliminar la universidad autónoma, gratuita y con cogobierno.

 

Gobierno tras gobierno han intentado imponer medidas de corte neoliberal: desde la matricialidad, la reducción del gasto por el estado, la acreditación, la privatización y finalmente sea planteado la eliminación de los movimientos rebeldes y revolucionarios que de tarde en tarde nos devuelven la esperanza de que existe corrientes universitarias que rompen el pacto de la mediocridad, estos movimientos avizoran la lucha por una nueva educación en el marco de una nueva sociedad.

 

El ejemplo de Chile, como la prueba viviente del fracaso neoliberal, si acaso no solo son los gobiernos bolivianos los que se sometieron y se someten a las políticas de contrarreforma. Son todos los países pobres y dependientes del imperio que se sometieron a aplicar las nuevas medidas neoliberales a nombre de eficiencia y calidad. Chile fue el alumno ejemplar en la aplicación de esas medidas que hoy han demostrado no sólo que la argumentación de eficiencia y calidad era la quimera para engatuzar a varias generaciones de educandos y educadores, sino que nunca sirvió para el desarrollo de la ciencia; por el contrario, dichas medidas sirven para garantizar el sometimiento de los países atrasados a las grandes metrópolis y sus políticas económicas.

 

Si bien en Chile fue la aplicación más dura en materia de reforma neoliberal, llegando al extremo que una familia debe endeudarse de aproximadamente $us 60.000 para ver profesional a su hijo, existen varios países que aplicaron de una u otra forma las medidas neoliberales, como la eliminación de la autonomía en Brasil, la elitizacion de la educación en Argentina, etc. Hoy en esos países, la rebelión no se ha dejado esperar mostrando de cuerpo entero el fracaso de las políticas imperialistas hacia los países del tercer mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: