Deja un comentario

La Revolución del 9 de abril de 1952

Alberto R Montaño M.

 

Antes de la revolución el gobierno de Villarroel apunta sus fusiles contra los mineros en la masacre de la mina de Catavi en 1942 y muestra que la crisis sigue abierta. Un golpe palaciego intenta destituir a La Rosca, la logia militar RADEPA (Razón de Patria), que reivindica al “socialismo militar”, acompañado por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), partido de políticos pequeños burgueses nacionalista y anti norteamericanos, aporta ministros al gobierno de Gualberto Villarroel y apoyando la fundación, en 1944 de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB).

Las Tesis de Pulacayo en 1946 comienzan afirmando que “El proletariado, aún en Bolivia, constituye la clase social revolucionaria por excelencia, los trabajadores de las minas están con la idea centrada de hacer desaparecer a los barones del estaño, el sector más avanzado y combativo del proletariado nacional, define el sentido de la FSTMB”. Con una fuerte influencia de los trotskistas del POR, con el apoyo del PIR, el gobierno descarga una fuerte represión sobre las organizaciones mineras con fusilamientos y limpiezas. El MNR es proscrito y el gobierno lleva adelante la conocida “masacre blanca” en la mina Siglo XX, pierde todo apoyo popular y se ve obligado a llamar a elecciones. En 1951 se realizan elecciones presidenciales, ganando la fórmula del MNR con sus candidatos en el exilio; Paz Estenssoro y Siles Zuazo pero el Ejército anula las elecciones y da un golpe de estado.

 

El 9 de abril de 1952, el MNR se levanta en armas junto a un sector de las FFAA y la Policía, como respuesta el ejército bombardea los barrios obreros de La Paz, los militares, luego de un día de combate, tenían suficientes fuerzas para reducir la insurrección de La Paz, pero su posición se hizo insostenible cuando su línea de retirada es cortada por destacamentos armados de obreros de Milluni que habían capturado un tren de municiones y desencadenado un ataque sobre la base militar de El Alto. El ímpetu obrero aumenta cuando la ciudad de Oruro cae en manos de los insurgentes, pero el general al mando que apoyaba al MNR tomando nota del verdadero “carácter” del movimiento retrocede y dispara sobre las masas concentradas en la plaza, las que responden tomando las comisarías, los cuarteles y apoderándose de la ciudad en otros casos carabineros simpatizantes del MNR toman pacíficamente las ciudades y poblados, las tropas huyen en desbandada dejando sus uniformes y armas esparcidas por toda La Paz por temor a la venganza popular:

 

“Miles de mineros bajaban a las ciudades portando amenazadoramente cartuchos de dinamita, como resultado de la insurrección triunfante, las Fuerzas Armadas y la Policía del estado burgués fueron completamente destruidos y su lugar lo ocuparon las milicias obreras y campesinas, con más de 40 mil hombres, organizadas en la Central Obrera Boliviana (COB). Como dice una crónica de un diario paceño el 1 de mayo de 1952: “las fuerzas rendidas del ejército desfilaron por la ciudad custodiadas por milicias revolucionarias que encabezaba el Comando Obrero”. No obstante, el aparato del estado burgués en su conjunto no fue destruido y las masas armadas terminaron depositando el poder en manos del MNR.

 

La COB se funda el 17 de abril y va a ser el poder real en Bolivia, un organismo de frente único de las masas armadas, las minas son nacionalizadas y los sindicatos integrados a la dirección de la nueva empresa estatal con poder de veto, los sindicatos se dotaron de atribuciones legislativas, ejecutivas e incluso facultades de impartir justicia, su iniciativa prendió la mecha de la rebelión en las ciudades y en el campo planteándose que la COB tomara el poder y terminara de sepultar al Estado burgués, derrocando a Paz Estenssoro y estableciendo un gobierno obrero y campesino basado en las milicias obreras, siendo la única fuerza militar existente por entonces, al no avanzar la clase obrera no pudo hacer efectiva la alianza obrera y campesina, quedando el poder en manos de la burguesía “nacionalista” que otorgó ciertas demandas democráticas aunque degradadas para sacar a las masas de la calle como el sufragio universal y una reforma agraria limitada, la mayoría de las tierras habían sido expropiadas ya por la acción directa de los campesinos armados Estas medidas le sirvieron para ganar apoyo entre los campesinos, que luego utilizó para enfrentar la “prepotencia sindical” y sepultar una a una las conquistas del proletariado. En 1953, Paz Estenssoro promulga un decreto para la reconstrucción de un ejército regular. Entre 1952 y 1956, Bolivia vive un período hiperinflacionario, el MNR tiene que apelar cada vez más a prácticas populistas y corruptas y termina firmando un Plan de Estabilización Económica bajo asesoramiento de la embajada yanqui y el FMI.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: