Deja un comentario

Wist’upiku está en la Tierra de la Integración

La tradición vuelve

 

Inauguración \ Wilson Ramírez, gerente general, y su madre, Blanca
Solís, en su nuevo local en Quillacollo.

Luego de cinco años, las tradicionales empanadas Wist’upiku vuelven a Quillacollo a deleitar el paladar con cinco deliciosas variedades.

La mañana del pasado miércoles 28 de marzo, Wist’upiku abrió un nuevo local en la esquina de la calle 6 de Agosto y 14 de Septiembre en Quillacollo, con la expectativa de satisfacer la demanda de los quillacolleños, ofreciéndoles la empanada más deliciosa del departamento.

Un emprendimiento de 73 años, le dan a las empanadas Wist’upiku, el prestigio ganado por el sabor sin igual de la empañada roja y blanca, y al presente una variedad exquisita con rellenos de charque, carne y pollo.

Este emprendimiento nació en 1939, cuando José Luis Solís Vaca (el wist’upiku) inició un negocio de panadería con su esposa Elisa Lazarte Ayala, luego de participar en la campaña de la Guerra del Chaco y retirarse del trabajo de las minas.

José Luis Solís se dedicó al comercio y a la panadería, es así que una cálida noche de primavera del año 1939, en compañía de su esposa, inventó la empanada roja.

Comenzó el negocio en la calle Lanza, según recuerda Blanca Solís, hija del famoso Wist’upiku, que en ese entonces se caracterizaba por ser un barrio populoso, allí llegaban y partían los habitantes del Valle Alto de fuertes costumbres andinas, además el negocio estaba cerca de la plaza Calatayud.

“Empezamos el negocio en un lugar pequeño y con unas cuantas sillas, de allí fuimos creciendo. Cuando mis padres fallecieron, se inició una nueva época para Wist’upiku, mis hijos y yo logramos que el negocio familiar creciera hasta lo que es ahora”, refirió Blanca Solís.

Al principio, sólo se vendía la empanada roja (hecha de queso, condimento y picantes), acompañada con la tradicional garapiña, recuerda Blanca.

“Luego, como sugerencia de la clientela, en Wist’upiku se comenzó a elaborar la empanada blanca (sólo con queso)”, recordó.

Al presente otras variedades deleitan el paladar cochabambino, entre ellas: la empanada de queso, picante, de pollo, de carne frita y charque.

De allí en adelante el negocio echó raíces en ciudades como La Paz, Santa Cruz y próximamente en Sucre.

“Hasta fines de año, las empanadas Wist’upiku llegarán a Estados Unidos”, adelantó, Wilson Ramírez, gerente  general, a tiempo de señalar, que la demanda en países como España y Estados Unidos es cada vez mayor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: