Deja un comentario

Bolivia: ¡País de las maravillas!

EL CHAVO

Jorge Misericordia Centellas

 

 

Aquí con un decreto el gobierno, compuesto por ilustres personajes, escritores de primera línea, poetas, hombres hacedores de la historia y filósofos, ha bautizado un nuevo Estado Plurinacional y yo como animal político, deseo compartir las buenas nuevas,  mirando en coca con el nombre de: Revolución Democrática y Cultural.

El Presidente del Estado es un Doctor Honoris Causa; es un demócrata histórico, ha derribado dictaduras militares sangrientas, ha tumbado a gobiernos neoliberales, ha encabezado una heroica huelga de hambre de 21 días.

Todos los niños han nacido para ser felices, no hay niños drogadictos, no hay niños desamparados, no hay niños abandonados, no hay niños durmiendo bajo los puentes, todos son felices por decreto. Todos los ancianos están protegidos, viven en libertad, no están encarcelados en asilos, hacen deporte en los parques, viven con sus hijos agradecidos.

Todas las mujeres tienen hogar que los proteja, no hay violencia, no hay machismo, así como no hay feminismo, no hay divorcios odiosos.

No existen pobres, porque el Estado Plurinacional distribuye todo. Todos tienen vivienda, por decreto se anularon todos los alquileres, anticréticos, nadie vive en las calles o casas de cartón o latas;  hay servicios básicos para todos.

Los bancos tienen mucha plata,  porque está prohibida la usura, no hay remates, nadie va a la cárcel por motivo de deuda; no hay herencia de propiedad privada, la gente odia el dinero, pues sólo nos hace pelear entre hermanos, entre padres e hijos, entre cónyuges; por decreto se odia al dinero y por ello se gasta todo comprando aviones, satélites para el bienestar de todos; el dólar no tiene valor, por lo tanto no hay tristeza ni dolor.

Para todos existen médicos, salud por doquier; no existe mortalidad infantil, hay hartazgo, abundancia de leche, seguridad alimentaria, nadie se acuesta sin comer.

Los médicos son apóstoles de la medicina, cuando tienes un problema en el dedo no te cortan la mano; las enfermeras son muy humanas y siempre están a tu lado, atendiendo con ternura, rebosantes de solidaridad, el personal paramédico es eficiente.

Existe libertad de cultos, la Iglesia ha donado por conciencia todas las propiedades y las joyas de los santos y vírgenes; todos quieren apostar a la construcción de este paraíso de las maravillas.

No existe organización no gubernamental, porque la pobreza ha dejado de ser un gran negocio, los obreros aparte de tener trabajo ganan 4.000 dólares y compran todo lo que pueden; los ministros, senadores, diputados, consejeros, concejales y jueces ganan apenas 1.000 dólares, aquí ganan de acuerdo a lo que producen. Los poetas, los deportistas, los escritores viven subvencionados, así progresamos mucho.

No hacemos culto a la personalidad, porque no existe embajada americana, pero sí sabemos lo que hace; los militares, los policías no reprimen al pueblo y los cuarteles se han convertido en centros educativos de soberanía y tolerancia porque el ejército americano ha dado el ejemplo y lucha contra nuestros enemigos internos y externos a través de ser antiimperialistas y anticapitalistas con su lema creados por ellos “Patria o muerte, venceremos”.

Nuestra democracia es directa, no necesitamos tener plata, ni comprar conciencias de dirigentes, nuestro único capital es la capacidad y el saber, la honestidad para llegar a ser autoridades “honorables”.

Del narcotráfico, ni qué decir cero, nuestra sagrada hoja de coca sólo se usa para el acullico y para impartir justicia a través de los magistrados.

Quisiera seguir hablando de las bondades de este Estado Plurinacional, pero no quiero alentar migraciones masivas hacia este paraíso de decreto, que ojalá no lo perdamos porque se aprecia algo sólo cuando se lo pierde, el que no ve esta realidad que se vaya a Haití o Panamá donde los yanquis han construido verdaderos estados milagrosos.

Por último sólo decir que es la pura vedad, si no pregunten a la valerosa dirigente o dirigentes, a los cónsules, a los embajadores, a los becados, a los visitantes bolivianos, o a los exprofetas de izquierda que son los nuevos sacerdotes que nos sacaron a Marx y Lenin de la mente y corazón y nos permitieron conocer este país de la maravilla (nada que envidiar a Cuba).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: