Deja un comentario

La carne de cuy es la más baja en grasas y aporta al desarrollo de las neuronas

La carne de cuy no es comercializada como otras de origen porcino, bovino o camélido, sin embargo comunidades como la de Mallco Rancho en Sipe Sipe, practican la crianza de este animal para su venta en pequeñas cantidades

Un cuy sano es un animal alegre con pelo brillante, gordito, bien desarrollado y que come bien

Un cuy sano es un animal alegre con pelo brillante, gordito, bien desarrollado y que come bien

La carne de cuy es utilizada como fuente importante de proteína de origen animal en la alimentación debido a que es un producto de excelente calidad, alto valor biológico, con elevado contenido de proteína y bajo contenido de grasa a comparación de otras carnes.

 

Alto grado nutricional

El cuy es un animal que tiene un alto nivel nutricional. Tiene un alto nivel proteínico, es bajo en grasas, contiene Omega 3, minerales, vitaminas y conserva un alto aporte en hierro, sumamente importante, explica Fabio Choque, médico veterinario y zootecnista, responsable del laboratorio ADDA en Cochabamba.“La carne de cuy tiene ventajas incomparables como alimento, por cuanto recientemente gracias a las investigaciones se ha descubierto en su composición sustancias vitales para el ser humano, adicionalmente a sus ventajas proteicas”, refirió Choque.

Según  el médico, la carne de cuy es  altamente digestible, tiene cero colesterol y es delicioso; “tiene alta presencia de sustancias esenciales para el ser humano como el  Acido graso ARAQUIDONICO (AA)  y el  Acido graso DOCOSAHEXAENOICO  (DHA), cabe resaltar que dichas sustancias no se las encuentra en otras carnes, estas sustancias son importantes para el desarrollo de neuronas (especialmente cerebrales), membranas celulares (protección contra agentes externos) y forman el cuerpo de los espermatozoides”, graficó Choque.

Valor nutritivo de la carne del cuy

Especie animal: Humedad % Proteína % Grasa % Minerales %
Cuy 70.6 20.3 7.8 0.8
Ave 70.2 18.3 9.3 1.0
Vacuno 58.0 17.5 21.8 1.0
Ovino 50.6 16.4 31.1 1.0
Porcino 46.8 14.5 37.3 0.7

Fuente: Fabio Choque, médico veterinario y zootecnista

Producción

Según Choque, la producción de carne de cuy podría abrirse un mercado con grandes posibilidades de ganancias económicas, si se invirtiera en la crianza de este animal.

Es decir, el ciclo de la reproducción de la coneja cuy   (empadre o monta de las hembras)  inicia a los 3 meses  de vida; y en los machos entre los 3 y 5 meses.

La hembra puede tener buenas crías hasta los 18 meses (unos 5 ó 6 partos). Los machos hasta los 2 años, explica Choque.

“La hembra está dispuesta a ser montada por el macho, cada 16 días y se mantiene  en celo por unas 30 horas”, remarca.

La proporción recomendable es de 10 hembras por cada macho. Cada hembra puede procrear más o menos 3 crías (gazapos) en cada parto. Lo que permitiría a un productor tener 30 crías de las 10 hembras, cada dos meses y medio, aproximadamente.

Después del parto a las 2 ó 3 horas la hembra entra en celo. “Si aprovechamos este celo, se puede lograr hasta 5 partos por año”, señala el  médico.

Después del destete se presenta el celo en la hembra y al quinto día y puede quedar otra vez preñada, detalla Choque.

La salud de cuyes y enfermedades que influyen en su reproducción

Como cualquier especie, el cuy es propenso a enfermedades, entre las cuales se encuentra: la salmonelosis, esta es una enfermedad muy seria, que podría cobrar muchas víctimas en su criadero de cuyes de no ser controlada a tiempo. También es conocida como LA PESTE DEL CUY  y es  mortal en extremo y de muy fácil contagio, señala Choque.

Los síntomas son tres y muy definidos: adelgazamiento, debilidad e inapetencia. El pelo se eriza y hay presencia de diarreas con sangre, además de vómitos constantes.

En la fase más crítica de este mal, se produce una severa parálisis que afecta a las patas posteriores del cuy, concluye Choque.

“Los parásitos influyen en la reproducción de los cuyes”

Los parásitos que pueden ocasionar enfermedades en el cuy son las pulgas, piojos, garrapatas y ácaros, si el ambiente donde se los cría no se limpia a diario y con cuidado., señala Choque, a tiempo de explicar que: “estos bichos no le quitan la vida a los cuyes pero influirán mucho en su reproducción y desarrollo físico”.

A diferencia de las pulgas y los piojos que se extienden por todo el cuerpo, los ácaros se sitúan, usualmente en el hocico y las orejas. La acción de este trío consiste en chuparles la sangre, haciendo que los cuyes más viejos pierdan mucho peso, mientras que a los más jóvenes los debilita en extremo, remarca.

Los síntomas son presencia de comezón exagerada lo que obliga a los cuyes a rascarse constantemente, manteniéndolos intranquilos. Se les empiezan a caer los pelos ó en otros casos se les erizan (pelos parados), finaliza Choque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: