Deja un comentario

Guerra del Pacífico (1879-1883)


La Guerra del Pacífico fue un conflicto militar entre Chile, por una parte, y Bolivia y Perú por otra, causado por la posesión de la región situada al norte del desierto de Atacama, rica  en guano y salitre.

En 1878 el presidente boliviano Hilarión Daza exigió que se gravara con un nuevo impuesto a empresas a las que se había concedido explotar la riqueza de  este territorio.

Chile respondió con la ocupación de territorio boliviano y posteriormente le declaró la guerra a la que se unió Perú en favor de Bolivia, gracias al Pacto de la Alianza firmado en  1873.

 

El 14 de febrero de 1879 tropas del ejército chileno  desembarcaron en el Puerto de Antofagasta y tomaron  por la fuerza la plaza  con un numeroso ejército. La noticia tardó en llegar a los pueblos vecinos, siendo Caracoles uno de los primeros en enterarse, que hacia esa población se dirigía  una escuadra chilena, el pueblo de Caracoles era un gran centro minero, ya que ahí se hallaban las principales  guaneras y salitreras. No obstante, no contaba con las condiciones como para organizar una defensa, ya que de una población de 9.000 mineros, 8.000 eran chilenos. Ante este panorama se eligió la población de Calama como  centro de operaciones para organizar la defensa boliviana,  encabezada por las autoridades locales, principalmente  por el ciudadano Ladislao Cabrera  y la colaboración de  militares, entre los que destacan  el Cnl. Fidel Lara  y el Tcnl.  Emilio Delgadillo. En total  los defensores no pasaban de 135 hombres, que disponían de una escasa cantidad de armas,  entre las que figuraban  30 fusiles de chimenea, 32 lanzas  y 14 revólveres.

Mientras tanto  el  Alto  Mando Militar chileno  desplegó sus tropas  en los puertos bolivianos de Cobija y Tocopilla, el Cnl. Emilio Sotomayor, comandante en jefe  del ejército de Chile al enterarse  de que las fuerzas bolivianas se concentraban en Calama envió a Caracoles  a 540  hombres para operar en la zona.

El 15 de marzo  se presentó en Calama un parlamentario chileno Ramón Espech pidiendo la rendición, a quien Ladislao Cabrera respondió: “Defenderemos la integridad de Bolivia hasta el último trance, ante la negativa de rendición, Sotomayor refuerza sus tropas   y se prepara  para la toma del pueblo de Atacama.

El 22 de marzo son aprisionados los soldados bolivianos teniente  Ruperto Jurado y el riflero  Calixto Maldonado, quienes eran encargados  de vigilar  los movimientos chilenos.

Ambos soldados fueron obligados  a mostrar el camino  para asaltar territorio boliviano.   En el momento oportuno, Jurado aprovechó de saltar del caballo y lanzarse a las aguas del río Loa. Maldonado no corrió la misma suerte y al negarse a revelar la ruta fue fusilado al instante.

En la madrugada  del 23 de marzo de 1879 las fuerzas chilenas  compuesta por un  fuerte  de 1.400 hombres de artillería, caballería e infantería, al mando del coronel Sotomayor inician el combate.

Las fuerzas defensoras  a pesar de ser menor en número hicieron una defensa vigorosa en tres puntos esenciales, Huayta, Yanalquincha y Topáter

Martínez, comandante de una compañía chilena ordenó improvisar un puente sobre el río Loa  sobre el que  atraviesa la segunda compañía, haciéndose cada vez más numerosas las fuerzas chilenas, ante esta situación, Cabrera se vio obligado a retroceder con sus escasas tropas a Chiuchiu.

La defensa del puente del  Topáter fue encargada al mayor Juan Patiño, al oficial Burgos, al insigne Eduardo Abaroa y un reducido grupo de rifleros, el arrollador avance de las tropas chilenas  obligó a retroceder  a algunos defensores. Sin embargo como muestra de valentía y entrega por la patria,  Eduardo Abaroa más un grupo de 12  hombres  se rehusaron a abandonar sus puestos  y atravesaron el angosto río Loa, según la versión  de Ramón Espech, ayudante de campo del  coronel Sotomayor, Abaroa se encontraba apuntando al capitán Ramírez con un rifle enchapado en plata, cuando fue sorprendido  por los solados  de la segunda compañía, quienes le pidieron que se rindiera, a lo que  el héroe respondió : “Rendirme yo, cobardes? ¡Que se rinda su abuela, carajo!

Se firma la paz mediante un acuerdo de tregua de 1884 en el que se estableció que el territorio comprendido entre el río Loa y el paralelo 23 quedaría bajo la administración del Gobierno chileno.

Se restablecen las relaciones comerciales entre Chile y Bolivia, y se otorgan a esta última franquicias especiales para su comercio por Arica y Antofagasta.

Sin embargo quedaron  muchos vacíos pendientes por lo que la paz sólo se acordaría, 20 años más tarde, en 1904. Donde no se definió sobre las islas pertenecientes a Bolivia y la enclaustramiento marítima definitiva ya que en el documento no especifica, debidamente y hay mucho por resolver por parte de los mandatarios bolivianos de turno.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: