Deja un comentario

Ha muerto una revolucionaria

Domitila Barrios de Chungara:

Gonzalo Viscarra

“¡Oh hermanos ruiseñores verdaderos del metal:

Prestadme vuestra muerte para edificar la vida!”

Manuel Scorza*

El periodista Gonzalo Viscarra \ dialogando con Domitila Chungara en su domicilio de la ciudad de Cochabamba.

Domitila Chungara, ha entrado a formar parte indisoluble de la historia contemporánea de Bolivia, tras su desaparición física, aunque no espiritual, pues se ha convertido en el genuino y perenne símbolo de la restauración y vigencia plena del sistema democrático boliviano.

Meses antes de su sentida partida a la eternidad, tuve el privilegio de entrevistarla en su humilde vivienda de uno de los barrios más populares de la ciudad de Cochabamba. La encontré, no obstante de permanecer en una silla de ruedas, con una lucidez extraordinaria, emitiendo mensajes reflexivos sobre el momento socio-político que vive la patria, manteniendo incólume e invariable una posición ideológico-política, desde la época en que la conocimos, cuando lideraba la organización de amas de casa mineras en Siglo XX, donde daba cotidianamente lecciones de estoico sacrificio y de sostenida lucha por mejores condiciones de vida para las familias mineras, extremadamente empobrecidas por el sistema.

Domitila Barrios de Chungara, una mujer de las minas bolivianas, quien dejó para la posteridad un extraordinario testimonio de vida y de sostenida lucha en su libro “Si me permiten hablar” firmado por Moema Viezzer y traducido a varios idiomas. Una obra que se quedó corta, frente a la riquísima vivencia personal, como líder indiscutible, solidaria a carta cabal, entrega total por sus ideales, la pérdida de un hijo en prisión, sus destierros, el exilio obligado, los periplos por el mundo contando su historia, su participación en dos congresos internacionales de la mujer y lo más relevante de su incesante existencia: El protagonismo en la histórica huelga de hambre, junto a otras mujeres mineras, varios religiosos, universitarios y gentes de todas las clases sociales. Un ayuno absolutamente patético y multitudinario que epilogó con una victoria frente a la dictadura banzerista, la ulterior restauración del sistema democrático y la vuelta al país de centenares de sindicalistas y políticos prisioneros, proscritos y expulsados del país. Esa fue, sintéticamente, la luminosa vida de “Domi”, como cariñosamente la llamaban, quien conversó hace poco con “EL TUNARI”, ratificando su vocación de servicio al pueblo y señalando con énfasis, cuando se le consultó sobre los “homenajes” que se le hicieron, “que su lucha no fue para recibir premios o ditirambos”. Lo dijo sin soberbia y con la humildad y sencillez que la caracterizaba. “Me avergüenzo cuando me hacen homenajes, porque creo que mi lucha no fue personal, sino colectiva”. Expresó su confianza en el proceso de cambio, aunque dijo “que falta mucho aún para alcanzar la liberación nacional por la que tantos compañeros murieron y lucharon denodadamente. Reflexionó en sentido que no debe desperdiciarse este momento histórico y que todos quienes contribuyeron para que “esto ocurra”, deberían coadyuvar a las difíciles tareas de eliminar la pobreza, mejorar el nivel de vida de los trabajadores y seguir contribuyendo a las urgentes transformaciones sociales. “Necesitamos que el poder esté en manos del pueblo con un control social del mismo pueblo”, puntualizó literalmente.

Desde el 13 de marzo del año 2012, cuando Domitila pasó a la eternidad, en el firmamento brilla una nueva estrella. Una fulgurante estrella junto a otras luminarias como  el jesuita Luis Espinal Camps, con quien compartió en un salón del matutino católico “Presencia” (diciembre de 1977), el  prolongado e inédito ayuno voluntario. Apoyó militantemente desde la clandestinidad, la noble causa de los derechos humanos. Junto con quien escribe esta nota, estuvimos en la década de los años 70 en Cochabamba, bajo el alero de una casa parroquial, junto al sacerdote Pastor Montero, Flaviano Unzueta, el periodista Simón Figueroa, la abogada Julieta Montaño y otros apologistas de la democracia, para conjugar esfuerzos dirigidos a terminar con la oprobiosa dictadura militar, que tanta muerte y dolor ocasionó a la familia boliviana. Domitila Chungara merece mucho más que una nota como ésta. Necesitaríamos muchos libros para escribir sobre su vida y su muerte. Consideraba “que no se ha logrado aún, un verdadero cambio social que todos aspirábamos”.

A guisa de comentario final podemos decir, que es una lástima que  tras su desaparición recién se la hubiese condecorado y rendido homenajes póstumos. Los homenajes a personalidades, tienen mucho más valor cuando se las efectúa en vida. Como corolario de este sentido homenaje de respeto y admiración a “Domi”, me permito rescatar una frase del célebre pensador boliviano Franz Tamayo y que se aplica plenamente a esta emblemática luchadora: “Nada prueba haber sufrido mucho; lo que algo prueba es haber sido superior al sufrimiento”.

Domitila merece que se le erija un monumento donde fue su bastión de lucha –Siglo XX– al igual como se hizo meritoriamente, con el destacado dirigente minero, Federico Escóbar Zapata, el “Macho Moreno”.

*Un verso del poeta español, Manuel Scorza, dedicado a los trabajadores mineros de Bolivia. A esos incansables y sacrificados obreros del subsuelo que constituyen aún la base y sostén de la producción de estaño y otros minerales y, por tanto, de la economía del país.

Homenaje póstumo \ el presidente Evo Morales, entregó el “Cóndor de los Andes” a la familia de Domitila Chungara, en reconocimiento a su lucha por la igualdad y la recuperación democrática.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: