Deja un comentario

Cochabamba sitiada por dos bloqueos sufrió daño millonario

Medidas de presión desnudan la falencia de vías alternativas para evitar millonarias pérdidas

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los conflictos limítrofes entre los municipios de Tiquipaya y Colcapirhua, junto al bloqueo del Valle Bajo exigiendo la ejecución de la doble vía Suticollo – Quillacollo paralizaron totalmente las exportaciones e importaciones generando pérdidas económico productivas cuantiosas, así también, grandes perjuicios a la población que desarrolla a diario sus actividades económicas y laborales. El departamento de Cochabamba quedó totalmente aislado del occidente de nuestro país.

DOS CUARTOS INTERMEDIOS

Aún no hay soluciones definitivas en ambos conflictos sólo dos cuartos intermedios que la siguiente semana podrían derivar nuevamente en convulsiones y perjuicios a la población cochabambina. Aún es incierto lo que pasará en adelante.

En el caso del Valle Bajo, las medidas de presión se levantaron tras la firma de un convenio donde la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) se compromete a lanzar la licitación del proyecto de la doble vía Suticollo – Quillacollo, hasta el 13 de junio y en un plazo de 45 días colocar la piedra fundamental e iniciar la obra.

No obstante, el convenio no cuenta con la firma del presidente de la ABC, Luis Sánchez ni del Gobernador, por ello esperarán hasta el martes 20 de marzo para que ambas autoridades estampen su firma en el convenio, porque lo contrario significará que los bloqueos retornen al Valle Bajo.

COLCAPIRHUA

La medida de presión instalada por el municipio de Colcapirhua desde el pasado lunes 12 de marzo, duró cinco días e ingresó en un cuarto intermedio hasta el lunes 19 de marzo, fecha en que marcharán en protesta exigiendo el respeto a sus límites.

La huelga de hambre instalada en un punto de bloqueo se trasladará a la Gobernación e incluso a instancias gubernamentales de la ciudad de La Paz, si es que no hallasen soluciones concretas.

Sin embargo, el presidente del Concejo Municipal de Tiquipaya, Emilio Fernández, señaló que esta región mantiene la posición de hacer respetar el voto resolutivo aprobado el pasado 15 de marzo en la asamblea de emergencia.

Dentro sus puntos más sobresalientes señala que acudirán a la vía legal para defender sus límites dejando roto el diálogo, así mismo, enviarán una nota a la Asamblea Plurinacional, exigiendo la inmediata aprobación de la Ley de Unidades Territoriales. Mientras tanto el estado de emergencia continúa.

PERJUICIOS

Sin duda alguna, la más perjudicada fue la población, que tuvo que caminar kilómetros y kilómetros a diario, soportando las inclemencias del tiempo para asistir a sus fuentes laborales.

Alguien diría, en río revuelto ganancia de pescadores. Los mototaxistas fueron quienes aprovecharon  de esta situación conflictiva, los pasajes de bloqueo a bloqueo oscilaron de 10 a 25 bolivianos.

Otros sectores perjudicados fueron los viajeros y turistas, quienes para llegar a su destino tuvieron que realizar transbordos, si es que el bolsillo así lo permitía, pero en la mayoría de los casos tuvieron que cargarse las maletas, frazadas y todo lo que traían para emprender la caminata.

Pero el sector más perjudicado fue el del transporte departamental, nacional e internacional. Según las autoridades departamentales las pérdidas alcanzaron cerca a 100 millones de bolivianos, debido a que diariamente el movimiento económico  que genera las importaciones y exportaciones oscilaría ente 20 millones de bolivianos.

TRANSPORTE

Los perjuicios que ocasionaron los bloqueos, no sólo afectaron a los pasajeros con destino a los departamentos de Oruro y La Paz, sino al transporte internacional que tiene sus vehículos parados incluyendo sus cargas a Perú y Chile.

El dirigente de la Cámara de Transporte Internacional, Hugo Cárdenas afirmó que los bloqueos fueron un “suicidio para la economía de la población y toda la cadena productiva”, por lo que deben buscarse otras medidas más creativas e imaginativas que no afecten a la sociedad y la economía nacional.

Informó que 35 empresas de transporte internacional afrontaron las consecuencias de los bloqueos en la zona de Colcapirhua y el Valle Bajo, ya que las cargas y contenedores de y hacia Arica estuvieron “trancados” en medio de los bloqueos vecinales.

LA NECESIDAD DE VÍAS ALTERNATIVAS

Estos conflictos desnudaron y demostraron a las autoridades departamentales la necesidad de vías alternativas de comunicación vial para evitar pérdidas en la sociedad en general.

Un planteamiento para solucionar estos conflictos fue lanzado por el municipio de Tiquipaya, esta ruta alternativa se iniciaría en la zona denominada Kuru Calle y desembocaría el transporte en la parte final de la avenida América oeste.

Esta idea surgió en una reunión entre alcalde y transportistas y OTBs de Tiquipaya, que acordaron concretar un proyecto de vía alternativa a la avenida Blanco Galindo con características para tráfico pesado.

NECESIDAD DE LA LEY DE LÍMITES

Los alcaldes de Colcapirhua y Tiquipaya coincidieron en exigir a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), la inmediata aprobación de la Ley de Unidades Territoriales para solucionar los conflictos de límites que enfrentan varios municipios en Cochabamba y el país.

El alcalde de Tiquipaya, Saúl Cruz dijo que la solución al conflicto de límites con el municipio de Colcapirhua, está en manos de la ALP y no en la Gobernación o el Ministerio de Autonomías y Descentralización.

Sin embargo, expresó su decisión de encontrar la solución al impasse por la vía de la conciliación como señala la Ley Marco de Autonomías o esperar 180 días hasta la aprobación de la Ley de Unidades Territoriales.

Sin duda alguna, la más perjudicada fue la población, que tuvo que caminar kilómetros y kilómetros a diario, soportando las inclemencias del tiempo para asistir a sus fuentes laborales.

 

Cronología: Un conflicto sin solución

22 de octubre de 2011: Si bien el conflicto data de hace 15 años, el inicio de las presiones sociales se desató cuando tiquipayeños y colcapirhueños se enfrentaron en el territorio en conflicto. El alcalde de Colcapirhua, Milton Garabito fue golpeado por vecinos de Tiquipaya.

08 de marzo de 2012: Ante los fallidos intentos de diálogo entre ambos municipios. Colcapirhua anuncia paro cívico y bloqueo indefinido.

12 de marzo de 2012: Como estaba anunciado Colcapirhua amaneció bloqueado exigiendo respeto a sus límites contemplados en la Ley de creación municipal.

13 de marzo de 2012: Se desata la violencia y vecinos de ambos municipios en una pelea campal al estilo de la guerra de Troya se enfrentan a pedradas, la lucha a piedras y palos duró por lo menos 10 minutos, más de 20 heridos fue el saldo de este enfrentamiento, tras un cabildo que realizaron los tiquipayeños para sentar soberanía del territorio, que según ellos les corresponde.

Mientras tanto, Colcapirhua agudiza su medida de presión y no dejan siquiera circular motocicletas. Masifican los puntos de bloqueo y estos alcanzan a 38 puntos de bloqueo con total contundencia.

14 de marzo de 2012: A la medida de presión iniciada por el municipio de Colcapirhua se suma la del transporte e instituciones del Valle Bajo, pese a la incesante lluvia que se registró por la mañana, los puntos de bloqueo persistieron.

Ya en horas de la noche dialogaron con representantes de la ABC y la Gobernación pero sin arribar a soluciones, mientras tanto el Concejo Municipal de Colcapirhua en pleno decide ingresar en ayuno voluntario junto a representantes vecinales y del Comité de Vigilancia.

Mientras tanto, en Tiquipaya en una asamblea de las OTBs junto a las autoridades, deciden romper el diálogo y señalan que acudirán a la Asamblea Plurinacional para que se dé solución a este conflicto en esferas gubernamentales de decisión definitiva.

Las medidas de presión instaladas en el Valle Bajo se levantan tras la firma de un convenio, donde la ABC se compromete a iniciar la obra los primeros días del mes de agosto.

16 de marzo de 2012: Luego de horas de espera a que se arribe por lo menos a soluciones parciales, en horas de la noche Colcapirhua levanta su medida de presión declarando cuarto intermedio, argumentando que volverán a las calles el 19 de marzo. Mientras Tiquipaya mantiene su posición de acudir a las instancias legales.

De ahí en adelante aún está incierto lo que pasará entre ambos municipios y el rencor que generaron entre colcapirhueños y tiquipayeños es irreparable.

El punto de conflicto está ubicado al lado norte del municipio, que comprende las poblaciones de Kallaj Chullpa, Villa Fátima, Cuatro Esquinas, Sirpita y Rumi Mayu. En octubre de 2011 se registraron fuertes enfrentamientos, incluso entre autoridades y comunarios de ambos municipios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: